Familia

viernes, 6 de enero de 2012



Padres

"Enseñarás a volar,
pero no volarán tu vuelo.


Enseñarás a soñar,
pero no soñarán tu sueño.


Enseñarás a vivir,
pero no vivirán tu vida.


Sin embargo...
en cada vuelo,
en cada vida,
en cada sueño,
perdurará siempre la huella
del camino enseñado."

Madre Teresa De Calcuta




Esa huella no se ha borrado con el paso de los años, es como una cicatriz que recorre el alma y lo envuelve delicadamente todo, cada gesto en mi día a día puede ser la imagen de un pasado en el presente, del futuro que aún no está construido y que se refleja en el hoy, el camino del día a día.

Ahora, se que ellos siempre han sabido hacerlo a su manera, ¡¡esa es la lección que he aprendido!!. Nos han enseñado desde su punto de vista y con su historia a cuestas, con  las mejores herramientas que han tenido a su alcance. Su modo de ser se ha integrado en mis venas, su forma de actuar con el tiempo se ha clarificado.

Desde la perspectiva del tiempo y de la sabiduría de la conciencia y la consciencia, veo que han sido y son: guías en la noche y en la oscuridad de los inciertos momentos cotidianos, alas que el tiempo no ha cortado a pesar de la distancia física. También... a pesar de los momentos complejos de la existencia del día a día donde un niño o un adolescente se pregunta porqué algunas cosas son como son, en la edad adulta se vislumbra o se aprende, o al menos a mí me ha ocurrido ésto, que nadie sabe a ciencia cierta cómo educar a un hijo cuando te crece por dentro o lo ves agarrarse a tus faldas. Es un ser indefenso que no sabe y que no tiene una lógica construida, pero que percibe las energías de sus progenitores y las integra en su esencia a fuego. Esa energía la reconstruye a lo largo de los años, la recuerda, la fusiona y se expande en el día a día que representa su existencia.

No hablo desde la experiencia de ser madre, hablo desde la experiencia de ser hija y de ser tía y de ser también, madre potencial de hijos potenciales.También hablo desde la sabiduría que ofrece el practicar y entender la empatía o comúnmente dicho, la capacidad de PONERSE EN LOS ZAPATOS DEL OTRO. Y como "ponerse en los zapatos del otro" es una herramienta muy útil y muy difícil, que debe usarse a todos los niveles, sería injusto no ponerme en el lugar de mi hermano o de mis hermanas, sin aclarar que su compañía desde niña y sus constantes enseñanzas y dedicación desde muy pequeña me han empujado a ser como soy, a esclarecer que las fases por las que se transita a lo largo de los años son diferentes y son muy educativas, hay que estar en constante sintonía con el hoy para aprender. Sólo hay que darse cuenta, a cada instante, percatarse de las sensaciones y emociones, cosa que sólo enlazas con el hilo del pasado aquí... en el AHORA.

Mis hermanos y yo en la piscina de la casilla
Me llena de orgullo y satisfacción tener un hermano tan fuerte y guapo, que construye sus días acompañando a mi madre y protegiéndola, una hermana gemela tan parecida a mi que sus límites y los míos se confunden en un abrazo reparador y amoroso, una hermana pequeña tan preciosa que su belleza se expande y se refleja en los ojos y la sonrisa de sus dos hijos.



Éste es un post a mi familia: su dedicación, su sacrificio, su trabajo, su interés y su amor, el amor de unos padres porque tengamos un futuro pero sobre todo un presente por el que vivir (mi padre me enseñó el valor de la superación de cada día y la mejora constante y el riesgo, mi madre el sacrificio, la bondad y el amor incondicional). El resultado salta a la vista, somos 4 personas muy completas y muy desarrolladas para afrontar el HOY, que es lo que cuenta. Éste post es un regalo, ha crecido dentro de mis entrañas a lo largo de los meses del 2011: buscado, preparado, envuelto en celofán, planificado, decorado, intencionado, publicado hoy: día de Reyes, ha brotado el 6 de enero, porque lo que tengo claro desde ya, es que su fruto está madurado y preparado para aceptar su enseñanza.


Abrazo de Teletubbie que me enseñó mi primer sobrino David Yeray
y que practico ahora con todos

El camino todavía continúa, porque la vida no se para aquí, tenemos mucho todavía que aprender de todos; aunque me gustaría proponer una cosa: Empecemos por celebrar el día de Reyes como si fuéramos todavía los niños que fuimos, porque dentro de nosotros todavía está esa inocencia intacta, porque vuestros hijos: mis sobrinos, nos enseñen el camino de la mano del amor puro que está en sus actos y en su mirada, porque tengan voz propia y opinión, la que merece su valor.

Que nuestro reinado, que nuestro camino, deje huella aquí en el ahora y el reflejo de éstas palabras, el eco de ésta voz, retumbe en vuestras conciencias y en vuestros corazones.

Ahora y siempre, Ad aeternum.







Cito las palabras de una bloguera/abogada/fitoterapeuta mejicana:  Pincha aquí para saber más :

"Tener un hijo, hacerse responsable de él, legarle algo valioso, es un acto de amor y compromiso que merece ser aplaudido siempre." 





(by Amparei@2012)










Si tuvieras un hijo, ¿qué harías?
Comparte tu opinión en un comentario, éste blog no sería posible sin tu inestimable aportación.

1 comentarios:

  1. Herminia dijo...:

    Una entrada muy interesante. Entraré a tu blog más a menudo. Gracias.

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, incluir un comentario:

 
@mparei © 2011 | Designed by Interline Cruises, in collaboration with Interline Discounts, Travel Tips and Movie Tickets